Mal de Diógenes

Les guste o no les guste el Fútbol

En El Jardín del Pulpo apoyamos a la selección chilena de fútbol, apoyamos al fútbol y a todos quienes lo disfrutan. Queremos que sigan existiendo las pichangas de barrio, los ritos de domingo, que vuelvan las familias al Estadio.

Reprobamos a la FIFA con toda su mafia gordinflona que jamás ha chuteado un balón y sólo ve dólares en los nombres de las camisetas, sabemos que nunca entenderán la felicidad que provoca hacer un gol que no es televisado. Rechazamos a quienes se enriquecen usureramente con este deporte popular, elitizando la asistencia a los Estadios.

Apoyamos a las barras que apoyan a sus equipos con cantos y gritos, pero que comprenden que es un deporte y son capaces de abrazar a sus contrincantes. Repudiamos a quienes dañarían a alguien con la excusa del fútbol.

En El Jardín del Pulpo nos gustan los encuentros entre amigos y familiares en torno a un asado o en una shopería viendo un partido, pero también queremos a quienes no les interesa el fúbol y aprovechan de ir a al cine o al supermercado mientras la mayoría sufre y goza de un partido. Reprobamos eso si,  a quienes subestiman a la gente por ver fútbol, creyéndose con una moral e inteligencia superior. No queremos fascistas intelectuales.

En el Jardín del Pulpo apoyamos a todos quienes  luchan por una sociedad más justa, reprobamos la falta de debate en torno a temas nacionales y los cientos de picos en el ojo que nos meten los poderosos por medio de leyes sin eco social, pero también nos gusta el Fútbol, una cosa no quita la otra. Los torneos importantes son cada tantos años, la desigualdad ha sido eterna. Repudiamos en todo caso a la mayoría de los Medios de Comunicación, que no dan espacio para otras noticias, aunque en honor a la verdad, eso ocurre todo el año, si no existiera una Copa inventarían otra cosa.

Lamentamos que existan quienes dicen que el Fútbol es el Opio del Pueblo, en realidad los celulares y las redes sociales son hoy el Opio del pueblo, opio que por lo menos en muchos casos ha ayudado más que antiguos opios.
En El Jardín del Pulpo nos alegramos de tantos amigos extranjeros que aprovechan de visitar Chile, también nos alegramos de que ahora existan más inmigrantes latinoamericanos que buscan estar mejor y construir su vida con nosotros.

Queremos y admiramos el talento de los futbolistas, muchos de origen popular que no saben que hacer con tanta plata luego de alimentarse años con sacrificio y sopaipillas de carrito como la mayoría de los trabajadores chilenos, pero que pocas veces olvidan sus raíces y muchas veces ayudan a jóvenes en riesgo social, haciéndose cargo de problemas que debiéramos resolver como sociedad, como continente; es cierto que también en nuestros ídolos aparece lo peor de Chile, como el arribismo, pero todos somos culpable de este rasgo, son nuestros dioses griegos, a imagen y semejanza terrestre.

En El Jardín del Pulpo no creemos en la alta cultura, creemos en la Cultura que cada pueblo ha elaborado, ya sea en la calle o en la Academia, pero para el disfrute de toda la gente. El Fútbol, quiéranlo o no, es parte de nuestra cultura, se juega en el recreo del colegio y de la Universidad, en el tiempo libre de las faenas, en el norte y en el sur, con calcetines o con envases de yogurt. No tiene porqué gustarle a todos, pero es parte de nosotros, no hay diferencia en saber de Fútbol o saber de Cine, o de Literatura, o de los museos que visitó en su paseo por Europa, o en las razas de perro, o marcas de auto, o tipos de vino, o discos de jazz o de la teleserie de la tarde. Todo es conocimiento. Todo sirve para gastar el tiempo y evadir el cansancio y la monotonía de la mayoría de nuestras vidas mal asalariadas y escasa de libertades. Así que dejemos de echarle la culpa al fútbol, celebremos los goles, marchemos, trabajemos por un mundo mejor, todo eso se puede hacer. En El Jardín del Pulpo apostamos a eso.

Que gane el más mejor, y ojalá ese mejor sea Chile, nos merecemos más alegrías.

Salud por Latinoamérica!

Sobre el autor

Hipoceronte

Uno de los creadores de El Jardín del Pulpo. Sujeto bruto y sensible. Le molesta la elitización del arte y la cultura. Melómano en construcción. Físico de la Tierra.