Cinefilia

Películas argentinas en las que no aparece Ricardo Darín

Decir que el actor Ricardo Darín sale en todas las últimas películas argentinas es una sentencia que sabemos exagerada, reconociendo además que en Argentina existe toda una industria cinematográfica, pero el chiste funciona porque en las cadenas locales de cine pareciera que sólo llegasen las que traen a Darín en sus afiches.

Considerando que la primera película conocida de Darín por estas tierras fue “El mismo amor, la misma lluvia” de 1999, es que recomendamos una lista variada de películas argentinas desde ese año hasta ahora donde Darín no aparece. No son exclusivamente las mejores, pero son todas dignas. Obviamente pueden agregar sugerencias.

Aclaramos desde ya que Darín es un actorazo y que lo estimamos, sobretodo luego de esta entrevista que estuvo dando vueltas en las redes sociales. ¡Grande Darín!

 

1.- Pizza birra faso (1998) de Adrián Caetano y Bruno Stagnaro

Esto es como una película de Scorsese con flaites argentinos. Balas y redención, totalmente recomendable. Tal vez podría haber existido un papel marginal para Darín, pero los actores acá están de lujo.

 

2.- Mundo Grúa (1999) de Pablo Trapero

Un filme sobre gente común, dilemas comunes, soluciones incompletas, diálogos sin frases para el bronce. Vidas grises que hacen funcionar el mundo. Bello y respetuoso trabajo de Trapero. Tampoco había espacio para Darín, el Rulo solo se la puede con su historia.

3.- La ciénaga (2001) de Lucrecia Martel

Se ha transformado en uno de los filmes latinoamericanos más aclamados por la crítica, aunque quienes buscan una narrativa clásica se pueden ver decepcionados, pues lo relevante acá es el aporte al lenguaje cinematográfico, que en este caso se traduce en el uso del sonido como generador de incomodidad, el caos cotidiano, lo ilógico de algunas situaciones, la verdad en las orillas. Aquí Darín no cabía.

 

4.- Bolivia (2001) de Adrián Caetano

Increíble película de Caetano tratando el tema de los inmigrantes en Argentina, utilizando prácticamente una sola locación. Un retrato en grises de lo que no debiera ocurrir en latinoamérica.

5.- La Libertad (2001) de Lisandro Alonso

El ritmo de la vida sola, curioso título para un ejercicio cinematográfico alejado de toda la parafernalia y a la vez todo un artificio de la realidad. Para cinéfilos pacientes. Difícilmente Darín podría estar aquí debido a su fama.

 

6.- Historias mínimas (2002) de Carlos Sorín

Efectivamente estas 3 historias que se cruzan en la carretera son historias pequeñas, al parecer intrascendentes, pero que están hiladas con la honestidad del sentir. Un viejo va en busca de su perro, un comerciante lleva una torta para el hijo de una viuda, y una joven va a recibir el premio de un concurso de TV. Darín no es ni el perro, ni la torta, ni el premio.

 

7.- El abrazo partido (2004) de Daniel Burman

Una historia en torno a los personajes de una galería comercial, cuyo protagonista quiere irse a Europa, siempre con la bronca de que su padre lo abandonó cuando él era pequeño. Dinámica, graciosa y con la calidez de las películas que tratan sobre los barrios. No fue necesario darle un negocio a Darín para que atendiera.

 

8.- El perro (2004) de Carlos Sorín

Sorín es genial al contar historias que equivocadamente pareciera no importarles a nadie. Acá la relación de un hombre con su nuevo perro alcanza una profundidad gigante. Bellísima película, de las mejores de esta lista. Difícil sería que Darín fuera este callado hombre y más difícil aún ….

 

9.- No sos vos, soy yo (2004) de Juan Taratuto

Una más que digna comedia romántica, sin nada que envidiarle a los yankees, porque aquí de verdad hay muchos momentos chistosos, hilarantes. Graciosísima. Historia de un loser. Darín no es loser.

 

10.- Los guantes mágicos (2004) de Martín Rejtman

El hombre promedio inmerso en la crisis argentina, añorando su tranquilidad pasada mientras el sistema le exige una felicidad estándar. Con un humor negro y situaciones cotidianas y extrañas la cinta delata decadencia de una sociedad hundida en su abulia. Vicentico está excelente como protagonista.

 

 

11.- Los muertos (2004) de Lisandro Alonso

Inquietante historia que se disuelve en la selva. El ejercicio de acompañar a un hombre que acaba de salir de la cárcel y se interna en las profundidades. Interesante trabajo del argentino donde difícilmente podría aparecer nuestro querido Darín.

 

12.- El custodio (2006) de Rodrigo Moreno

El día a día del guardaespaldas de un ministro. Una de mis favoritas de esta lista; única, estudiada, trabajada, una joyita que no necesariamente le va a gustar a todos, porque pareciera que no pasa nada. Es como transformar a un personaje secundario en protagónico. El actor está increíble. Me aburrí de seguir nombrando a Darín.

 

13.- Historias extraordinarias (2008) de Mariano Llinás

Una de las películas más increíbles que se han hecho en Latinoamérica, con 4 horas de duración y muchas historias, muchos personajes, aunque son 3 los protagónicos. Podría haber estado Darín, si, pero ya era famoso y le hubiera quitado esa cosa tan de personajes X, H o Z.

 

14.- El artista (2008) de Mariano Cohn y Gastón Duprat

Crítica, irónica, sutil, estilizada. Pareciera que para calificar esta película hay que transformarse en uno de los críticos que la misma película cuestiona. Aparecen preguntas básicas -y sin respuesta- que atañen al arte. Una inteligente forma de apuntar al emperador sin sus vestidos. No tiene nada que ver con el embuste de película muda que apareció hace unos años. Esta es mucho mejor.

 

15.- El hombre de al lado (2009) de Mariano Cohn y Gastón Duprat

Un poco más digerible que “El artista”, pero en la misma línea irónica para enrostrarnos el lugar que ocupamos ¿De qué lado estamos? Pareciera más fácil ser snob, pedante, mala clase. Una chistosa, pero punzante historia.

 

16.- Wakolda (2013) de Lucía Puenzo

Esta historia sobre la llegada a un pueblo argentino de un médico nazi obsesionado en experimentar sus métodos de crecimiento en una niña. Finalmente una defensa a la diferencia de manera un tanto macabra.

 

17.- Metegol (2013) de Juan José Campanella

Graciosa y entretenida película de animación, con poco que envidiar a las producciones norteamericanas. Jugadores de taca-taca, el rescate del barrio, pasión e imaginación. A pesar de tanto personaje, Darín no estuvo aquí.

 

 

Sobre el autor

Butaca Martínez

Cinéfilo sin escapatoria, guionista inencontrable, cronista de tiempo vivo, glazómano compulsivo, recolector y distribuidor de ideas, atento al acontecer del mundo existente entre la feria y el paradero de la micro.