Cinefilia Mafaldismos

Películas para ver antes de postular a un cargo público

Para tener un cargo público se debe tener una opinión sobre los diversos temas que afectan a la sociedad. Es entonces que el cine ayuda proponiendo ideas, miradas y mostrando reflejos de ciertas realidades y del sentir humano. Así que, desde este humilde espacio, recomendamos una selección de películas que un candidato debiera ver antes de asumir un puesto otorgado por elección democrática, ya sea en la junta de vecinos, el parlamento, la municipalidad o el sillón presidencial.

1.- Ikiru [Vivir] (1952) de Akira Kurosawa

La vocación de servicio público es algo que muchos mencionan, pero en el momento de los quiubo, la voluntad queda presa de la burocracia. El director Kurosawa plantea este tema en una de sus películas más tranquilas; aquí no hay samurais, ni guerras, sino que un simple empleado de oficina estatal a quien le descubren un cáncer, por lo que decide ayudar, apurando los trámites, a quienes se lo solicitan.

 

2.- 12 angry men [Doce hombres en pugna] (1957) de Sidney Lumet

Un gobernante debe ser justo en sus actos y en sus planteamientos a la hora de proponer ideas. La justicia parte por comprender el problema, ponerse en el lugar del otro, desprejuiciarse, ir en busca de la verdad, ver todos los puntos de vista. Si hay una película que puede ayudar a todo esto, es este noble film con el cual Lumet se inició en el séptimo arte. Una verdadera lección de responsabilidad al momento de tomar decisiones.

 

3.- Moznosti dialogu [Dimensiones del diálogo] (1983) de Jan Svankmajer

Este cortometraje en tres partes nos da cuenta de la complejidad de dialogar, de cómo el mensaje muta dentro de las personas, cómo existe la tendencia a la nocividad cuando los mensajes no son claros. Un problema eterno, un Babel sin solución, pero estar consciente sobre el problema, ayuda.

 

4.- Dekalog [Decálogo] (1989) de Krzysztof Kieslowski

Esta serie, hecha para la televisión de Polonia, es una verdadera clase de ética. En 10 capítulos se exponen problemas cotidianos tomando como pie forzado a los 10 mandamientos, aprendemos entonces que todos tienen sus razones, que no hay buenos y malos, sino que simples seres humanos tratando de no tropezar.

 

5.- El baño del Papa (2007) de César Charlone y Enrique Fernández

Un gobernante tiene responsabilidades muy grandes, una de esas es entender que una decisión puede afectar a mucha gente y en muchas ocasiones, a gente humilde. Por lo mismo hay algo que nunca debe olvidar y es la dignidad humana; la dignidad de un trabajador, la dignidad de alimentar a la familia. Hay que comprender y respetar las circunstancias, tener criterio. Este film uruguayo expone este tema criticando el abuso de poder en muchos sentidos, porque en esta selva de competencia siempre pierden los mismos.

 

6.- The treasure of the Sierra Madre [El tesoro de la Sierra Madre] (1948) de John Huston

Teniendo buena fe, uno podría creer que la razón inicial para que alguien opte a una candidatura es el ayudar a la gente, pero ya está más que demostrado que el poder enceguece, muchas veces es el dinero el que hace olvidar los valores, el respeto, la prioridad de mejorar la sociedad. Esta obra que trata sobre la fiebre del oro, nos alerta sobre lo peligroso que somos. La ambición como una especie de enfermedad que hace que nos transformemos. A ponerle ojo. Además es la mejor actuación de Bogart.

 

7.- The straight story [Una historia sencilla] (1999) de David Lynch

En estos tiempos donde todo es a corto plazo, se exige y se cree que la inmediatez es la solución, pero lo importante es hacer bien las cosas, hacer lo correcto. Esto hace el viejo Alvin al querer viajar a ver a su hermano en una podadora de pasto. Se demora, pero está cumpliendo, así de simple. Y es la obra más extraña de Lynch, extraña porque no es extraña como sus otras obras.

 

 

8.- Los olvidados (1950) de Luis Buñuel

Hay que entender que a veces los caminos están condicionados por el entorno. Una película violenta, sudaca, una verdadera patá en la guata para quienes juzgan sin entender nada. La vulnerabilidad y abandono de los jóvenes en la sociedad continúa década tras década. Una película necesaria, así que no le hagan el quite señores políticos.

 

9.- Ressources humaines [Recursos humanos] (1999) de Laurent Cantet

Cuando un hijo no debe sentarse con su padre en la misma mesa a almorzar porque uno es ejecutivo y el otro es obrero es porque hay un grave problema social, no podemos seguir avalando estas conductas. La igualdad de la que tanto se habla, tiene que ver con que todos podamos comer en la misma mesa sin problemas. Hay que luchar contra el clasismo, racismo, la xenofobia, la homofobia, el machismo y muchas estupideces más. Un gobernante debe apuntar hacia eso también.

 

10.- Volantín cortao (2013) de Diego Ayala y Aníbal Jofré

Toda rabia tiene su origen. Entender ese origen es la meta. De una sociedad clasista, con falta de oportunidades y muchas presiones sociales es difícil que la rabia no aparezca. Lamentablemente la estigmatización entrega caminos diferentes frente a los mismos hechos. Sacarse los prejuicios, entender, empatizar nos regala una de las mejores películas chilenas de los últimos años. Candidatos y ciudadanos todos: a no vendarse los ojos, a no apuntar con el dedo, a no golpear sin escuchar.

 

Sobre el autor

Butaca Martínez

Cinéfilo sin escapatoria, guionista inencontrable, cronista de tiempo vivo, glazómano compulsivo, recolector y distribuidor de ideas, atento al acontecer del mundo existente entre la feria y el paradero de la micro.