Cinefilia

Películas sobre la esclavitud afroamericana

La representación de la esclavitud norteamericana ha sido en base a mucha caricatura con analogías deleznables para matizar y solapar la culpa yankee. En las últimas décadas se ha hablado de los temas raciales ligados a la época de Martin Luther King, obviando todo el enriquecimiento y empoderamiento de los Estados Unidos gracias a sus esclavos.

Revisamos acá 10 películas que, de una u otra forma, tratan sobre la esclavitud en Norteamérica.

1.- Uncle Tom’s cabin (1927) – Harry A. Pollard

Hay 3 versiones importantes de este libro llevadas al cine. Esta es la más interesante, ya que se enmarca en el peak y final del cine mudo, con un presupuesto gigante para la época y una adaptación en que sólo el Tío Tom es negro, mientras todos los demás son blancos pintados (¿¿??).
Un verdadero melodrama, al igual que el libro, que contiene dos escenas que hacen valedero su visionado hoy en día. La huída de la protagonista por los témpanos de hielo a través del río seguida por los perros adquiere una tensión que no tiene que envidiarle en nada a una cinta moderna. Y el robo de una niña con su posterior persecución mostrando el dolor de una madre, lo cual se emparenta con “The kid” de Chaplin.

2.- Addio zio Tom (1971) – Gualtiero Jacopetti y Franco Prosperi

Un documental italiano políticamente incorrecto para la época (incluso ahora), con recreaciones muy crudas, demasiado sarcasmo, crueldad y violencia a montones. Es difícil saber si es buena o mala; algunos la odian, otros la veneran. Pero de toda esta lista debe ser la que nos muestra más explícitamente la horrorosa situación que experimentó la raza negra en gringolandia.

3.- Mandingo (1975) – Richard Fleischer

Interesante y cruda visión de la época. Hay una suma de matices de los conflictos, debido a las relaciones afectivas y sexuales entre negros y blancos. Además, no sólo delata el racismo sino que también el machismo y muestra como todo este funcionamiento social sólo genera una violencia de la que nadie se salva. Una excelente actuación de James Mason en un film prácticamente ignorado.

4.- Roots (1977) – Miniserie de TV

Se podría resumir en “muchas generaciones de origen afro sufriendo latigazos e injusticias, pero sin olvidar nunca su origen gracias al legado oral de Kunta Kinte”.
Basada en el libro de uno de sus descendientes, la serie fue muy famosa y expuso de manera dramática la pérdida de la libertad y la heredada indignación que hasta hoy se arrastra en tierras estadounidenses.

5.- Glory (1989) – Edward Zwick

Una historia real sobre el primer batallón de negros que se unieron al ejército de la Unión. La película muestra lo curioso de la situación sobre la desigualdad, incluso en el ejercito de los “pro abolición”. Correcta, siempre con los códigos de producción estadounidense, un Matthew Broderick en un papel inusual, un correcto Morgan Freeman y un joven Denzel Washington que se luce en su actuación.

6.- Amistad (1997) – Steven Spielberg

Con una trama anecdótica, Spielberg arma en principio una bien intencionada cinta sobre el tráfico de esclavos desde África. Un buen elenco, algunos buenos momentos, a ratos lenta (sobretodo por las eternas traducciones en cámara que hacen que la película llegue a las 2 horas y media), pero lo definitivamente fuera de lugar es hacer la analogía con el pueblo judío. Transformar el dolor de aquellos esclavos en un dolor que Spielberg recién acababa de retratar en “La lista de Schindler” es una patudez.
Lo más rescatable es, sin duda, la actuación de Anthony Hopkins que sin exageraciones mantiene a flote el barco.

7.- Manderlay (2005) – Lars Von Trier

Lars von Trier debe odiar USA y sus acomodadas definiciones. Es así que, continuando lo que inició con “Dogville” (e incluso con “Dancer in the dark”), nos cuenta una historia soberbia y extraña sobre la esclavitud, donde obviamente es toda una excusa para hablar de un montón de otras cosas.
Grabada en un set, como obra de teatro, esta película no se cansa en la ambientación de una dramaturgia perversa. Una tremenda obra, lamentablemente poco conocida, aunque nunca es tarde para ampliar nuestros conceptos de libertad y justicia.

8.- Lincoln (2012) – Steven Spielberg

Nuevamente Spielberg se mete en los conflictos raciales, pero por el costado, desde una perspectiva de heroísmo gringo, elogiando a Lincoln por la abolición de la esclavitud y el fin de la guerra civil. El film se mueve finalmente en las esferas políticas y todo el tejemaneje para ganar los votos en la Cámara. La película es técnicamente impecable, pero eso no quita que sea una lata bien filmada donde hasta la buena actuación de Day-Lewis se hace predecible.

9.- Django unchained (2012) – Quentin Tarantino

Como es su estilo, Tarantino aquí homenajea géneros, aunque con una mirada no muy seria. No es de lo mejor del director, pero es bastante entretenida y digna. Un super elenco, buena banda sonora y aunque el sufrimiento negro nos termina dando lo mismo, es interesante pensar cómo nuestro estimado Quentin es capaz de distorsionar y cuestionar la historia norteamericana, con el absurdo y exageración. Tal como lo hiciera anteriormente con “Bastardos sin gloria”.

10.- 12 years a slave (2013) – Steve McQueen

Otra caso real. Una bien contada historia, donde es la forma en que McQueen conduce el relato lo que hace a esta obra superior a muchas otras. La escena de Solomon colgado es realmente asfixiante en su calma y la indiferencia de los demás personajes se podría extrapolar a toda la sociedad de la época, incluso al mismo protagonista en su tranquilo pasado. El film puede parecer forzado al existir un bueno-bueno y un malo-malo, pero también es difícil imaginar una historia con más matices si, además de mostrar, se busca denunciar. Una buena película con buenas interpretaciones y con un director que sabe lo que hace.

Bonus: The birth of a nation (1915) – D. W. Griffith

Pese a que trata principalmente de la Guerra de la Secesión y el nacimiento del Klu Klux Klan, hay que nombrarla, pues es una película importantísima en la historia del Cine debido a la consolidación narrativa que el director trabajaba desde hace años; pues toda esta lógica de planos, montaje y posicionamiento de la cámara se sigue usando hasta hoy.

Tiene además la particularidad de ser un filme racista, que denigra a los negros. De hecho, con esta obra resucitó el Klu Klux Klan, lo cual la convierte, hasta ahora, en una de las piezas cinematográficas más polémicas de la historia.

 

Sobre el autor

Butaca Martínez

Cinéfilo sin escapatoria, guionista inencontrable, cronista de tiempo vivo, glazómano compulsivo, recolector y distribuidor de ideas, atento al acontecer del mundo existente entre la feria y el paradero de la micro.