Bibliofagia Cinefilia

“El cine según Hitchcock” de Francois Truffaut

Hay tipos que son muy buenos haciendo su trabajo, pero de vez en cuando aparece alguien que define, enseña, perfecciona y embellece su tarea convirtiéndose en un artista. Un gran ejemplo es Hitchcock, maestro del suspenso, como él mismo terminó definiéndose.

Francois Truffaut obstinado en demostrar que la obra cinematográfica del director inglés era consciente, creativa y coherente, lo entrevista durante 50 horas repasando todas sus películas hasta el momento realizadas. El resultado acabó en un libro impresionante, por la lucidez y ánimo perfeccionista del Sr. Hitchcock, que va desmenusando con claridad el trabajo realizado tras las cámaras en secuencias que ya son parte de la memoria cinematográfica mundial. Apareció en el año 1966.

hitchcock_truffaut

Este libro es todo un clásico para los cinéfilos y gente ligada al arte audiovisual, un libro que puede revisarse cada cierto tiempo y que incluso no exige ver las películas que revisa, aunque uno acaba con las ganas de ver todo lo que haya creado este señor gordo de humor negro.

A destacar también la labor de Truffaut que con conocimiento abundante no busca el lucimiento personal, tal vez un libro como éste sólo se podía dar por dos artistas que realmente amaban y comprendían el Cine.

Hitchcock_Truffaut_Y

Comparto un pequeño extracto del diálogo donde tratan sobre Vértigo, una de mis películas favoritas:

A.H. …En el libro, había una muchacha que no quería dejarse transformar, eso es todo. En la película, hay una mujer que se da cuenta de que este hombre la desenmascara poco a poco. Eso en cuanto a la intriga. Hay otro aspecto que llamaría «sexopsicológico» y es, aquí, la voluntad que anima a este hombre para recrear una imagen sexual imposible; para decirlo de manera sencilla, este hombre quiere acostarse con una muerta; esto es necrofilia.

F.T. Precisamente las escenas que prefiero son aquellas en las que James Stewart lleva a Judy a la modista para comprarle un traje idéntico al que llevaba Madeleine, el cuidado con que él le elige los zapatos, como un maniático…
A.H. Es la situación fundamental del film. Todos los esfuerzos de James Stewart para recrear la mujer, cinematográficamente son presentados como si intentara desnudarla en lugar de vestirla. Y la escena que más me interesa es cuando la muchacha vuelve después de haberse teñido de rubia. James Stewart no está completamente satisfecho, porque no se ha peinado el cabello formando un moño. ¿Qué quiere esto decir? Quiere decir que está casi desnuda ante él, pero todavía se niega a quitarse la braguita. Entonces James Stewart se muestra suplicante y ella dice: «Está bien, de acuerdo», y vuelve al cuarto de baño. James Stewart espera. Espera que ella vuelva desnuda esta vez, dispuesta para el amor.

vertigo13ia4

F.T. No había pensado en eso, pero el primer plano de James Stewart esperando que salga del cuarto de baño es maravilloso. Tiene casi lágrimas en los ojos.

A.H. Usted recuerda que, en la primera parte, cuando James Stewart seguía a Madeleine en el cementerio, los planos de ella la hacían bastante misteriosa, pues los rodamos a través de filtros de niebla; conseguíamos así un efecto coloreado de verde por encima del brillo del sol. Más tarde, cuando Stewart encuentra a Judy, la hice residir en el Empire Hotel de Post Street porque hay en la fachada de este hotel un anuncio de neón verde, que parpadea constantemente. Esto me permitió provocar de manera natural, sin artificio, el mismo efecto de misterio sobre la muchacha, cuando sale del cuarto de baño; está iluminada por el neón verde, vuelve verdaderamente de entre los muertos. Luego se encuadra a Stewart que la contempla y de nuevo a la muchacha, pero esta vez filmada normalmente, pues Stewart ha vuelto a la realidad. Sea como sea. James Stewart ha sentido durante un momento que Judy era la misma Madeleine y se siente aturdido hasta que descubre el medallón. Entonces comprende que han jugado con él.
F.T. Todo ese aspecto erótico del film es apasionante, Pienso en otra escena hacia el principio, después de que James Stewart repesca a Kim Novak, que se había arrojado al agua. La volvemos a ver en casa de James Stewart, acostada desnuda en la cama. Entonces, ella se despierta y eso nos demuestra que él la ha desnudado, que la ha visto desnuda, y sin que en el diálogo se haga referencia alguna a ello. El resto de la escena es extraordinario, cuando Kin Novak se pasea con la bata de Stewart, cuando se ven sus pies desnudos deslizarse por la alfombra y cuando James Stewart pasa una y otra vez por detrás de ella… Hay en Vértigo cierta lentitud, un ritmo contemplativo, que no se encuentra en sus otros films, a menudo construidos sobre la rapidez, la fulguración.
A.H. Exacto, pero ese ritmo es perfectamente natural, ya que contamos la historia desde el punto de vista de un hombre que es un emotivo.

hitchcock

El libro actualmente es de la editorial Alianza, lo que lo hace algo costoso, pero lo pueden hallar en pdf en la virtualidad.

“El cine según Hitchcock” (1966) de Francois Truffaut

“..debo confesarle que mi amor por el cine es más importante para mí que cualquier moral”
– Alfred Hitchcock a Francois Truffaut –

Sobre el autor

Poetranseúnte

Editor y colaborador de El Pájaro Verde. Lector de trayecto, en cada libro vislumbra un tesoro, un tesoro que no sirve para comprar nada.