Mal de Diógenes

El último “7” para Scarleth

La rabia es una musa poderosa, sobre todo cuando no hay donde encausarla. Cuando recibes la noticia que una niña de 2do año medio, excelente estudiante, buena compañera, amiga leal y el orgullo de su familia, cae muerta, fulminada sorpresiva e inexplicablemente por un aneurisma, justo el primer día de vacaciones, te da rabia. Te preguntas que clase de mundo es este en donde pequeñas personas ejemplares se pierden y otros seres nefastos siguen por ahí… Mejor no ir por ese camino, la rabia es una musa poderosa, pero inclemente.

Este lunes su pequeño cuerpo fue cremado y sus cenizas sepultadas en compañía de sus compañeras de liceo, sus profesores y su doliente familia. Pero la estudiante destacada de su curso tenía algo más que decir; siete personas recibieron órganos que sus padres, en medio de tan desoladora perdida, decidieron donar. Siete…

Adiós pequeña Scarleth, de sonrisa breve y ojos somnolientos, la de las buenas notas y la voz calmada que era escuchada atentamente por sus compañeras. Serás extrañada por quienes te conocimos, pero eternamente amada por esos siete desconocidos que recibieron tu último regalo.

Sobre el autor

Rodrigo Muñoz Cazaux

Guionista y productor en rehabilitación
Probable profesor, posible procastinador, prematuramente perpetuador de pautas principalmente parasitarias
Escribe, habla y baila un poco